“No me queda mucho tiempo, díganle a mi mamá que la amo”: el ruego de un joven antes de morir

0 1

Un adolescente de Ohio falleció en un triste y extraño accidente ocurrido en la parte trasera de un auto. Kyle Plush, de 16 años, estaba buscando sus implementos para jugar tenis cuando el asiento trasero se dobló y quedó incrustado sin poder moverse.

A pesar de que el jovencito llamó varias veces al 911 pidiendo ayuda las autoridades no lograron llegar a tiempo para rescatarlo con vida. “Necesito ayuda, estoy atrapado en una van fuera del estacionamiento de Seven Hills”, fueron sus palabras.

Plush quien tenía el pecho bloqueado por la presión del asiento casi no podía hablar y cada minuto que pasaba le costaba más respirar. A pesar de estas dificultades una y otra vez intentó hablar con la operadora para proporcionarle su ubicación exacta, pero todo fue en vano.

Cuando el chico se dio cuenta que estaba a punto de morir le pidió que le dejara un mensaje a su madre. “Probablemente no me queda mucho tiempo, así que dígale a mi mamá, si me muero, que la quiero y la amo. Esto no es una broma. No es una broma”, expresó el joven poco antes de fallecer.

Dos agentes de policía de Cincinnati, intentaron dar con el paradero del joven, pero a pesar de que buscaron por todas partes llegaron demasiado tarde. Los amigos de Plush llamaron a sus padres para decirles que el adolescente no había aparecido a jugar tenis. Cuando la familia denunció la desaparición a las autoridades, usaron una aplicación para rastrear el teléfono y lo encontraron muerto.

La autopsia reveló que el joven perdió la vida por asfixia debido a una compresión en el pecho. El Condado de Hamilton comenzó una investigación para determinar si la operadora del 911 que recibió la llamada actuó de manera negligente y no siguió el protocolo establecido.

error: Copiar nuestro contenido con carácter comercial no esta permitido.